por: AE Radio

Uno de los protagonistas de la temporada lírica 2019 del Teatro Colón de Buenos Aires en Argentina es el violinista chileno Freddy Varela, quien actualmente es concertino de la orquesta de ese mítico teatro y que se encuentra estrenando por estos días la ópera Turandot, de Giacommo Puccini, bajo la dirección musical de Christian Badea y de escena Matías Cambiasso.

La obra, ambientada en Pekín, narra la historia de la bella princesa, Turandot, hija del Emperador, decidió que se casaría con aquel que descifrara los tres enigmas que ella proponía, en caso contrario el pretendiente moriría. Calaf logra superar el reto y sensibilizar a la cruel princesa.

La obra es una de las más vanguardistas de Puccinni y en esta ocasión tiene como director de escena a Matías Cambiasso, quien tuvo la misión de adaptar la historia en uno de los teatros más memorables del mundo, con casi 60 mil metros cuadrados de superficie y con una capacidad para más de dos mil 400 asistentes.

A lo largo de sus más de tres horas de duración, esta ópera impacta por su música; las exigencias vocales de quienes la interpretan; el despliegue actoral de su elenco; los movimientos de masas sobre el escenario y un diseño escenográfico que va más allá de la escala humana.

En este majestuoso coliseo, el penquista Freddy Varela relató su experiencia como primer violín de este montaje “nos encontramos casi en las últimas funciones de la Ópera Turandot en el Teatro Colón. Hemos hecho una maratón de diez funciones seguidas, pero sin duda ha sido una experiencia hermosa porque la obra de Giacomo Puccini, que la compuso un poco para competirle a Giuseppe Verdi, es una obra monumental. La orquesta, todas las voces, no hay ningún momento en que decaiga. La obra es realmente una joya de la literatura musical. Y también hemos podido escuchar a algunas de las cantantes, entre ellas a Mónica Ferracani”.

También agregó que “en agosto, en Concepción tendremos otra monumental obra que es Madama Butterfly. ¿Quién no ama esa ópera? Es una de las más románticas y hermosas que hay, con una historia trágica. Turandot termina con un final feliz y Madama Butterfly con un final dramático, es muy importante poder hacer una ópera también en Concepción, porque no solo es la música la que está en juego, también está el trabajo especialmente importante de los escenógrafos, los vestuaristas, los iluminadores, y muchos artistas que inciden en una obra”.

Posted in Sin categoría

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart